LA INSURGENCIA POR LA MUSICA Y EL AMOR.

Instrucciones de uso para la vida !

« Debo llevar a la música verdaderas pasiones ; pasiones humanas, el amor y el dolor ;la sonrisa, y las lágrimas ; y que yo las sienta ; pasiones que me apuñalen, que me sacudan. Solamente así, puedo, yo, escribir la música… » Giacomo Puccini (1858-1924)
Músico, Don José Asunción, quién por la magia de su acto creador, y a través del sonido producirá, traducirá, para muchos, el secreto del universo.

La música para el Maestro Flores, se constituye a su vez como un instrumento para pensar la patria, pensar la sociedad, su gente simple; tejiendo con los hilos de melodías, y contrapuntos, para dar formas a una urdimbre, donde, -muy a pesar de diferencias estéticas- su arquitectura musical se erige como un símbolo de resistencia y de amor, quebrando el espacio ; para vivir en el tiempo. Es eso lo que guardo en imagen, lo que representa para mí, éste Karai Guasu. En cuanto a su obra, la que no puede separarse de su vida, son de una generosidad extrema.

La evolución musical, en sus procedimientos instrumentales o vocales ; y a través de sus obras, se presenta vinculada a la narración dramática, y bajo fuerte impulsión poética. La tradición popular es utilizada como forma de enriquecimiento, integrándolo a su propio mecanismo creador. Basta recordar los diálogos, o expresiones festivas integradas en « Punta Karapá… » ; « Musiqueada che ámape » ; o la introducción palabrada, o cantada-hablada, entre José Asunción y Agustín Barboza en « Nde ratypykua », son ejemplos de una audacia musical sin precedentes. Ampliamente romántico, Flores es ; sin embargo, profundamente moderno por su lenguaje y su expresión. Quiero decir también con decidida convicción de que su lenguaje original, escapa a un análisis musicológico tradicional. El Gran Maestro Flores, participa en la pléyade de esos grandes creadores universales que supieron equilibrar la Gran Música con la Gran Tradición Popular. A modo de rememorar su importancia, no podemos olvidar al Flores Paraguayo, con el Chavez Mexicano, representación India de por medio. Ginastera de Argentina, hace resonar sus pianos en endemoniados malambos. Villa-Lobos Brasileño, expresa en timbres de cuerdas en pizziccatos, y en bachianas, los colores de su pueblo. Estevez Venezolano, con su cantata criolla, releva a un mismo nivel el cuatro de sus llanos con prestigiosa conformación sinfónica. Y allá lejos ; Szymanowski Polonés, y el perfeccionista Bartok, Bela Húngaro, contribuyen, a la par, y en un mismo momento, a la reorganización del campo musical, pero a dimensión humana, es decir; bajo particularidades propias en cada caso. Sin embargo, Flores, no para buscar comparaciones, sino para revelar su gran aporte creativo, ubica al paraguayo en haber inventado una forma de expresión –y que luego sería apropiada por la gente- que se conecta directamente con el emprendimiento de la urbanidad asuncena, como una Gran Pajarera (« Paraguaype »).

La canción popular urbana fue Flores quien la inventó, en una asombrosa experiencia de un « ralentando » musical, con un « Para qué querés saber ? » ; y para concluir en su nominación femenina : Guarania ! El fraseo vocal de la guarania, presta y se engalana con el « bel canto napolitano ». Su influencia nunca referida será capital para el surgimiento de la forma Guarania ! (Un Enrico Caruso parece surgir de catacumbas, introducciéndo su « Che gelida nanina » de La Boheme. « O sole moi », « Santa Lucia », rememoran el hilo conductor sobre el cual se sostiene el discurso musical de la Guarania). La complicidad se hace presente en esa refractación imaginativa en vaivenes, entre poesía-música ; o, música-poesía. De que Flores no fuera el más importante educador del amor; quién pudiera afirmar lo contrario ? Cuanta deuda habría que saldar con el Maestro, descubridor de la insurgencia amorosa en el Paraguay? La verdadera !, la insurgencia que se ofrenda en la alteridad. Su entrega fue total. Su compromiso impecable y sostenido para con los que sufren, se instala como un ser humano ejemplar. Si echáramos un vistazo rápido a su vida, veríamos que no ha escatimado dedicación y esfuerzos para aprehender el conocimiento y conciencia de su rol como ciudadano del mundo.

La transformación de su factura musical, Flores lo obtiene, bebiendo en las fuentes de la música alemana. El romanticismo de Beethoven !, en el desarrollo de la forma sinfónica son fuertes justificativos, para entender, como diría Román Roland, “de protegerse siempre bajo el sol de Beethoven”. La música lírica italiana con Verdi y el bel canto napolitano referido más arriba son para el Maestro, referencias primeras en su trama musical. Los grandes afluentes musicales de Flores, se alimentan en el recodo de las aguas francesas. Marcha de mano en mano con Debussy; por su esencia musical, por su anticonformismo musical y las magias de su exotísmo…También la música rusa, y el ballet ruso se muestran como fuentes importantes para el Maestro. Intuyo que la música de Borodine (1833-1887), entra con una gran potencia y fuerzas poéticas en la proyección de sus Guaranias Sinfónicas. Los « Cuadros de Exposición » de Musorgski (1839-1881), en su metodología discursiva, parece tener impacto en la paleta colorida de Flores. Ni que decir ; Tchaikovski (1840-1893), con el posicionamiento de los cobres, -rememora con fuerza su sensibilidad a las masas sonoras de las bandas-, y se expresa como recurso orquestal, el procedimiento en acordes de los trombones a vara.

El lenguaje musical de Flores va de par con la sucesión de imágenes, es casi, diría, yo, un músico de gran cultura plástica y visual. El descubrimiento de Tchaikovski, denota fuertemente sus influencias por sus figuras interpuestas entre ; ballet-música. El repertorio se basamenta también en una asociación casi operática, sinfónica y coral, -ésta última, inspirada en las expresiones vocales de viejas representaciones sacramentales de tradición jesuítica- (los planus-cantus guaraníticos). El discurrir de su obra se exhibe así, en su totalidad, la música de Flores, con expresividad, con personalidad, ante nuestra percepción y sensibilidades. Un tema nunca desarrollado sobre las influencias del Gran Maestro, lo constituye el « Poema Sinfónico », a lo que sencillamente Flores lo llama : Guarania Sinfónica, merece también una explicación. El Poema Sinfónico es creado por Franz Liszt e ilustrado por él, como un genero musical original. Esta forma, designa una obra orquestal determinada por su concepción y su estructura, bajo la fuerte inspiración de un argumento externo, de orden poético, descriptivo, legendario, y hasta filosófico…Recordemos sus « Pyhare Pyte », Nderendape aju », o « Ka’áty », por nombrar sólo algunas obras, todas las demás grandes obras sinfónicas de Flores, navegan en ese mismo barco referencial. El poema sinfónico, Flores lo rescata como metodología creativa, pues ése recurso le ayuda, finalmente, englobar todo, todo aquello que está permitido imaginar, tanto en su fundamento inspirador como en su estructura propia.
Vaya, gran chance la mía, aunque tarde, ya tarde… Corrían los meses, entre 1971 y 1972, y apuraba yo, una entrevista con el Maestro. La misma debía darse en algún lugar del Gran Buenos Aires… Nada difícil de imaginar, el proyecto debía realizarse en el mas absoluto secreto. Con el apoyo de entrañables amigos, como, los inseparables Edgar Valdez, Coty, eran el lazo obligado a su concreción. Por esos momentos, en Paraguay se fortalecía un estricto control por parte de la maquinaria represiva. En los espacios de poder se iba clarificando un desprecio hacia los artistas, un casi odio, a la intelectualidad. Nosotros, jóvenes insurgentes, afirmábamos nuestros pasos, echando a flamear, sueños, y banderas multicolores, izadas por los máximos creadores de la Patria. La pluma sensible de un Augusto Roa Bastos dejaba su huella en tinta indeleble. La poesía de Elvio Romero, expuesta a quemarropas por mil rebeldías, era nominada en la intimidad. Maria de la Paz, obra del Maestro, era siempre motivo de acompasar nostalgias, y compartir confianza plena a nuestros ideales.
Para la primera quincena de abril de 1972, un mensaje en clave llega hasta mi, signo de preparar valijas y emprender viaje hasta la capital argentina. Arguyo otros motivos en familia, nada que ver. Empujado por un entusiasmo sin límites, voy para allá. Los amigos me dieron ciertas indicaciones, todos los vehículos de transporte que se dirijan a la capital argentina, van siempre infestados de pyragues…Cuidado ! Mucho cuidado con los soplones!, era la consigna. Mis maletas estaban repletas de “materiales, altamente subversivos”; cintas magnéticas y anotaciones sobre investigaciones de campo, que venia realizando. Los resultados a la dedicación, se exhibían en ejemplos sobre técnicas vocales, técnicas instrumentales, cuentos y leyendas. Eran voces, de los pobres del campo. Registro paciente de la memoria popular. Creía que todo ese material, ordenado en fichas era importante mostrarselo al Maestro. Presentía que las colectas realizadas en la compañía Tape po’i de Yaguarón, bajo formas de pasiones, de lamentos y angelitos, cantadas por Daniela Ja’ari, deberían interesar al Gran Músico. Me decía, también, que, no podía estar ajeno a sus impresiones, el estado de situación de las bandas conformada por músicos populares en toca-pitos y percusivos, como los registros que realicé, en esos años; sobre la banda Peteke-Peteke, que por entonces, casi nadie conocía. (Y aunque Antonio Pecci me hablara de la existencia de una banda musical dirigida por un tal Pachu de Carapegua, pero que yo; nunca la pude ubicar). Las voces de compuesteros en “duo jovai”, perfectos dúos paralelos, de las compañías de Itagua, parecían soltar sus amarras vocales sobre ruta. La luna fria de Santa Fe, los vientos que hacían tambalear la ciudad de Rosario, o más allá, la de San Justo, asomaba por entre ventanillas… Mi mente divagaba en preparativos sobre los temas que tenia pensado abordar con el Maestro. Mi intención era conocer a una de las personalidades creadoras que marcaron el siglo XX paraguayo. Por el otro, era aprovechar esa oportunidad para exponer al Maestro Flores mis inquietudes. Mis mas humildes alforjas sonoras, serian hechadas a suerte, para ver, que opinión le cabía esa experiencia.

Que opinaría el Maestro sobre esas colectas de campo ? Que si valía la pena seguir con ellas ? Que si eran importantes ? El encuentro tuvo lugar en casa de Betty, y el apoyo y confianza de Oscar Clérici, fue muy importante. La solidaridad de Gilberto Rivarola fue alentadora. Sin la ayuda y el aliento de todos ellos, nunca hubiera sido posible para mí, poder conocer a una Gran Persona, un Gran Creador, un Gran Intelectual, a un Gran Paraguayo…Compartir con Don José Asunción Flores, en una tarde-noche de fina lluvia persistente sobre Buenos Aires, queda muy presente en mi memoria. Unas ocho horas de plática con el Maestro José Asunción Flores, con mate cocido, que fuera preparado con la calidez de siempre, por la Betty Paraguaya, fue uno de esos momentos importantes que marcaron mi vida de ciudadano. El Maestro Flores, supo reconfortar en mí la idea de la importancia de ejercer actitudes que permitan valorar y accionar de manera decidida, a favor de aquello maravilloso que constituye lo humano, la cultura en las sociedades, bajo su más amplia proyección, y compromiso, con el destino justo que deben forjarse las sociedades. Ese fue, un último y único encuentro, con aquel que llamaban: el Maestro. Una semana después, las agencias anunciaban su deceso…Desearía, por eso, parafrasear el elogio fúnebre que le rindiera A. Schonberg al gran músico de Moravia, con ésta frase: ” Gustav Mahler fue un santo”. Porqué no afirmar lo mismo ?, en un elogio post-mortem, aunque dicho de otra manera: ¡ Ciudadanas, ciudadanos del Paraguay; el Maestro José Asunción Flores es un Santo !


Guillermo Sequera
Mayo, 2002
Artículo publicado en : “Tributo a Flores” Antonio Pecci Compilador. Editorial Uni-Norte –Expo-Libro

Anuncios
Comments
One Response to “LA INSURGENCIA POR LA MUSICA Y EL AMOR.”
  1. Nicolás Salaberry dice:

    Muy buen articulo!
    La tarea para rescatar la imágen de Flores es árdua, pero en algún momento conseguiremos colocarlo en su verdadero lugar como un gigante en la história del Paraguay y América Latina.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: